logo header
« Volver al listado
. 29/06/2018

Escribir en un medio de reconocimiento internacional como es este, te da caché. Pero ocmo dijo el sabio, un gran caché conlleva una gran responsabilidad. Así que, por vuestro bien, queridas y queridos lectoras y lectores, hoy he cenado una pizza campofrío de kebab de pollo con salsa*. Y a continuación os relato mi  experiencia.

*Campofrío no patrocina este espacio, y posiblemente no querrá patrocinar nada en lo que esté implicado yo por el resto de mi vida.

Adjunto pruebas de que esto ha ocurrido, para que no creáis que soy un gallináceo.

A ver, antes de que me enrolle a hablar, resumo: la pizza está mala. Está tan mala que cuando tus padres te digan “es que sólo comes mierda” no podrás hacer más que darles la razón. Ese es el nivel, ahora analicemos por qué.

Primero, las proporciones. Me parece un poco irónico que, siendo una pizza fabricada por una marca de embutidos, justo esto sea lo que escasee. Vamos, que es todo pan. Si la pizza mide 5 mm. de alto, 4 y medio son pan. El resto,  puedo jurar que lo pones de perfil y ni se ve. El queso creo que era imaginario, y el pimiento estaba de vacaciones. El pollo eltilo kebab sí que estaba, pero muy bien repartido como pequeños terratenientes que pelean por su parte de territorio de la pizza. El supuesto tomate bien podría ser la sangre seca de sus difuntos adversarios. Pero bueno, con hambre no te quedas, porque la masa es pan, y el pan llena. Que tampoco está bueno, pero llena. La sensación de la masa, para que os hagáis una idea, era similar a cuando en una pizzeria el borde queda como arenoso, soltando polvillo de harina a cada movimiento. Eso, pero recalentado un día después, a medio camino entre seco y goma.

¡Pero hombre, no puede ser tan mala, qué exigente eres, algo habrás hecho mal!

No, amiguitos. Horneado según las instrucciones, y aplicando la salsa al sacarla. ¿Os he hablado de la salsa? Porque lleva salsa. Salsa de Kebab, dice ser. Posiblemente quien le dio el visto bueno no haya probado un kebab en su vida, ni tan siquiera uno de los más infectos, porque la salsa básicamente es un pegote blanco de sal líquida que convierte una comida insulsa en una comida lamentable. Para que luego digáis que no hay opciones.

Y nada, hasta aquí mi valoración. Si tenéis tres euros en el bolsillo, hambre, y esta pizza al alcance, mi consejo es que os traguéis las monedas sin masticar. La experiencia será mejor.

Timoneda

Cristian Timoneda

Hago tebeos y otras chorradas para que la gente se ría. A veces lo consigo.

timoneda@webvyc.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestro Neswletter

Y entérate de todo lo que te ofrecemos. Noticias, Reviews, Hardware, Sorteos y mucho más.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de éstas y de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies