logo header
« Volver al listado
. 1/06/2018

Vaya, el título no es un chiste. ¿Escribir clickbait en el título cuenta como clickbait? ¿Existe alguien que llame al clickbait “cebo de clicks”? Y puestos a traducir, ¿Se puede traducir clic? ¿Pulsación de tecla? Bueno, da igual, hoy no vamos a hablar de nada de esto, sino de Dungeon Roll, un juego de dados muy bonito pero con grandes problemas.

Foto del juego que acabo de robar de la web de amazon

 

“Reúne a tu grupo. Asalta la mazmorra. ¡Derrota al Dragón!” Así reza la caja del juego, que consiste mayormente en lanzar dados a saco. Y a ver, en parte es verdad, pero al probar las mecánicas no pude evitar sentirme un poco engañado, porque no tiene ningún tipo de emoción. Sí, hay enemigos, dragones, tesoros y demás cosas típicas del mazmorreo, pero le falta lo más básico de cualquier juego: jugarlo.

Una de las cosas que me hizo decidirme a comprarlo fue que tiene opción de jugar solo, cosa que siempre es bienvenida por dos motivos: el primero, no siempre es posible juntarse varias personas a jugar, lo que hace que algunas cajas de juegos tengan más polvo que contenido. El segundo motivo es la pura curiosidad. Siempre está bien investigar el motor que hace funcionar a un juego sin necesidad de que un jugador haga de máster o del equipo enemigo. Aclaremos pues estas dos cosas.

¿El juego funciona para un jugador? JAJA, NO. Pero eh, funciona aún peor con más de uno, así que en cierta manera es un logro. Porque el juego es un mal juego solitario, ¡pero con más gente sigue siendo un solitario! Uno juega, los demás miran. No hay ninguna interacción entre jugadores más allá de ser el amo del calabozo/señor oscuro/persona que tira algunos dados para que parezca que no juegas solo. Todo el apartado multijugador se resume a “a ver quién suma más puntos”. Y el de un jugador, también.

Os pongo otra foto para hacer amena la lectura

 

Venga, hablemos de las cosas buenas. El juego es muy bonito. Tiene un diseño muy cuidado, hasta el punto en que la propia caja es un cofre y se cierra con un imán. Los materiales también son chachis, vienen 15 dados (7 de héroes, 7 de mazmorra y uno de 10 caras para contar el nivel de la mazmorra). También trae un “mapa” de la mazmorra a doble cara, que tiene impreso lo mismo por los dos lados y que aunque es bonito, no acabo de verle la utilidad. Hay 8 cartas de héroes a doble cara que “evolucionan” al ganar experiencia, un par de libritos con instrucciones y explicaciones, y un montón de fichitas de tesoro y experiencia. Supongo que los dados justifican el precio (unos 18 euros) pero no puedo recomendar la compra a nadie a menos que tenga la intención de buscar unas reglas caseras (hay varias por internet) y apolicarlas.

Las reglas del juego, ya que estamos en esto, son muy sencillas, con algunos aciertos y numerosos errores. Los dados de héroes tienen diferentes tipos de personaje en 5 de las caras, y un pergamino en la sexta. Cada uno de estos arquetipos tiene ventaja sobre uno de los tipos de monstruo que aparecen en los dados de mazmorra (o sobre los tesoros, en el caso del ladrón). El pergamino, y la poción (su contrapunto en los dados de mazmorra) son las grandes lacras del juego (bueno, aparte de que por lo general, la toma de decisiones es nula y eso hace que no sepas si realmente juegas tú o solo tiras dados a lo loco).

El pergamino te permite volver a lanzar los dados que quieras, tanto de héroe como de mazmorra. Teniendo en cuenta que solo tienes 7 dados, deshacerte de 1 de ellos simplemente para ver qué sale es una opción poco aconsejable. Las pociones son todavía peor, ya que te permiten resucitar un dado usado… ¡pero hay que usar un dado de héroe para que hagan efecto!

Por último, están los tesoros. Cualquier personaje puede abrirlos… muriendo a cambio. Así es. Un poco absurdo todo. Las fichas de tesoro tampoco son la panacea, ya que puedes encontrar objetos (BIEN) o directamente, experiencia, que no sabía yo que era un objeto tangible.

¿Lo peor del juego? Que se podría haber hecho bien. Simplemente cambiando algunos detalles, y añadiendo algo más de contenido podría pasar de un absurdo lanzadados a una aventura decente. Hasta he tenido algunas ideas para arreglarlo (añadiendo cartas de objeto, de poción, y modificando un poco las reglas de combate) que puede que acabe redactando y colgando en algún sitio. Pero eso no quita lo que es: un juego muy bonito, pero a medio cocer.

Timoneda

Cristian Timoneda

Hago tebeos y otras chorradas para que la gente se ría. A veces lo consigo.

timoneda@webvyc.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestro Neswletter

Y entérate de todo lo que te ofrecemos. Noticias, Reviews, Hardware, Sorteos y mucho más.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de éstas y de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies