logo header
« Volver al listado
. 4/08/2018

No sé muy bien cómo empezar esto. Es difícil de describir lo que he visto. He mirado al abismo, y el abismo me ha eructado en la cara. Venga, va, al lío.

Lo primero es aclararlo: esto es la adaptación a imagen real de un anime que era la adaptación de un manga. Un manga que no he leído, y un anime que no he visto. Se trata de una coproducción entre Netflix y una tele japonesa. Como no he visto el anime, ni leído el manga, pero sí tengo Netflix y todo el mundo habla maravillas de Mob Psycho 100, me pareció buena idea darle una oportunidad. Aún no sé si hice bien. Os cuento la historia. Si no quieres spoilers, sáltate la sinopsis y pasa al análisis.

SINOPSIS CON SPOILERACOS DEL COPÓN

El protagonista es Shigeo, un chaval con el pelo cacerolo y el carisma de una escoba. Un chaval que sería un inútil del todo si no fuera porque tiene poderes psíquicos (lo que lo deja en tan solo un 95% de inútil). El chaval tiene lo que los jóvenes llamáis un “crush” con una pava de su clase, Tsubomi (o algo así), pero como es tonto del culo, es incapaz de decirle hola cuando le habla. Shigeo trabaja después de clase en una agencia paranormal, con su “maestro”, que en realidad es un jeta que finge resolver problemas con fantasmas haciendo masajes.

Shigeo tiene un hermano que es Don Perfectsu: saca buenas notas, es guapo, es majete, y la Tsubomi le quiere comer el rLE TIRA LA CAÑA. Además, es el brazo derecho del presidente del consejo estudiantil (Que siempre, siempre, siempre es una especie de minihitler en potencia enloquecido por el poder. En todas las series. No falla).

A la sombra de su hermano, Shigeo decide unirse al club de musculación, para volverse un cachas (no lo consigue). Y allí se hace “amigo” de una zumbada que tiene un club de telepatía. Club del que es la única miembro. ¿Miembra? Total, que es un personaje de apoyo que no aporta gran cosa.

Pues estos tres, así por las buenas acaban metidos en una reunión de una secta, porque, total, tampoco tenían nada mejor que hacer esa tarde, y los intentan captar (normal, si es que hay que ser imbécil). Resulta que el lider de la secta es un terrible y malvado espectro que quiere que la gente sea feliz y sonría, y eso no se puede permitir, así que Shigeo se le acaba yendo la olla y se pone en modo Avatar/SuperSaiyan y se lo carga.

Como esto es un Shonen, el malo no muere y se convierte en aliado en forma de moquillo flotante. Resuelto esto, la siguiente trama va de que se pelean con los malotes de otro instituto, sale un chaval superpoderoso y Shigeo sufre un calentón en el último momento y lo vence. Y como esto es un shonen, el malo se convierte en aliado del prota.

Por el camino, el hermano de Shigeo, ayudado por el moco, consigue también poderes. Y nada, que hay unos chungos supermalvados que empiezan a secuestrar a chavales con poderes para unirlos a su… ¿grupo? ¿Organización con un marco de actuación poco definido pero claramente malvada? Total, que se acaban pegando y ganan los buenos. Tampoco hay mucho más.

FIN DE LA SINOPSIS Y DE LOS SPOILERS

A continuación, un profundo análisis de la serie.

¿Pero qué Co****s he visto? ¿Cómo pudo alguien pensar que esto era buena idea? Madre mía, es que esto es un despropósito. Es como un accidente múltiple en la autopista, tan terrible que no puedes dejar de mirar.

Alguien no tiene claro que, en una producción de imagen real, los recursos narrativos no pueden ser los mismos que en un anime, principalmente porque no tienes dibujitos, sino personas reales que no se pueden deformar para dar expresividad a los gestos, y que tienen músculos faciales que, si quisieran, les permitirían gesticular. En vez de eso, los actores se comportan como marionetas, tanto por lo exagerado de los gestos que realizan como porque parece que tengan un brazo metido por el recto. Si el medio es diferente, la narrativa es diferente, los tiempos también. Si alguien persigue a X para matarlo, X debería correr, y no dar pasitos levantando las rodillas de manera exagerada. Todo lo relativo a la actuación es lamentable. Y no, no me sirve la excusa de “es que es otra cultura”, ni la del target. Porque he visto capítulos de los teletubbies con mejores interpretaciones.

Por otro lado, la otra cosa de la que necesito hablar son los efectos. La cosa más irregular del mundo. Tan pronto ves un modelado 3D espectacular de un espíritu, como ves un filtro puesto cutremente con After Effects sobre la imagen. Es desconcertante, quizás hasta hubiera sido mejor recortar un poco en los efectos buenos para que, al menos, todo estuviera en la misma línea.

Por lo demás, poco que añadir: peinados absurdos ypelucones acartonados, combates de vergüencita ajena, un prota ahostiable y un guión que no hay por dónde cogerlo. Y aún así la he visto entera.

Y no sé por qué.

Así que os recomiendo que la veáis. Por favor, vedla. Y luego contadme por qué no podía dejar de mirar este desastre.

Timoneda

Cristian Timoneda

Hago tebeos y otras chorradas para que la gente se ría. A veces lo consigo.

timoneda@webvyc.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestro Neswletter

Y entérate de todo lo que te ofrecemos. Noticias, Reviews, Hardware, Sorteos y mucho más.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de éstas y de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies