logo header
« Volver al listado
. 4/11/2017

Os voy a contar una de las mayores decepciones de mi infacia, ocurrió el día en el que conseguí hacerme con el “último” cómic de Battle Chasers, la obra de Joe Madureira, mi ilustrador de cómic preferido. Abrí esa grapa y comencé a leer, y cuanto más avanzaba en sus páginas más crecía en mí una sensación extraña que me decía “esto no parece un final” y, efectivamente no era el final, Battle Chasers se había cancelado sin tener tiempo de terminar su historia. Esto ocurrió a finales de los 90 y hasta hoy he “culpado” a Madureira de no terminar la obra, pero esa culpa se ha mitigado casi al completo (aún espero la continuación del cómic) gracias a Battle Chasers Nightwar, juego que me ha traído tanta diversión que hace que la espera, y si me apuras la abrupta cancelación del cómic, hayan merecido la pena, porque es muy posible que sin dicha cancelación, no hubiera sido posible la campaña de Kickstarter que hizo que el juego se hiciera realidad, gracias a la legión de seguidores que conserva la obra y a los 850.000 dólares que recaudaron entre todos.

No solo de Joe Madureira vive este título, ya que los integrantes de AirShips Syndicate han hecho un trabajo cuidadísimo en todos los aspectos del juego, más allá de la dirección artística del bueno de Mad. Y es que en Battle Chasers Nightwar me he encontrado con un exquisito mimo por los detalles que, aún con el hándicap de tener un presupuesto limitado, hacen de este juego una auténtica maravilla jugable.

Si bien es cierto que los que más van a disfrutar este título son los usuarios “veteranos”, otro de los grandes aciertos que tiene es que jugadores actuales o que no conozcan el cómic pueden acercarse a él y jugarlo sin ningún problema, solo tienen que cumplir dos requisitos, el gusto por los RPGs de corte más clásico y la curiosidad por las historias de fantasía épica con toques de ciberpunk. Las referencias al cómic son bastante frecuentes, sobre todo con lo relacionado al pasado de los personajes y a por qué viajan juntos, sin pararse a explicar detalles que a los conocedores de Battle Chasers les pesarían y que para los no iniciados en la saga pasarían como algo anecdótico.

Lo único que hay que saber y que el juego sí explica un poco por encima, es que Garrison, Knolan, Calibretto y Gully viajan juntos tras la desaparición del padre de esta última, el aclamado guerrero Aramus, quien dejó a su hija su mayor bien, unos guanteletes con un poder inigualable. Durante dicho viaje, el transporte aéreo de nuestros protagonistas sufre una emboscada que hace que se estrellen en una extraña isla, donde dará comienzo la aventura tras dividirse el grupo por culpa del accidente. En un principio tendremos en el equipo a Garrison, Gully y Calibretto, que con la excusa de encontrar a sus aliados desaparecidos comienzan una aventura por la isla que les meterá de lleno en lo que allí ocurre.

Tras conocer la historia (y disfrutar su espectacular escena de introducción) nos encontramos con un RPG a la antigua usanza pero muy bien adaptado a la época actual. Continua mejora de los personajes, combates por turnos o el mapa mundi son algunos de los elementos que llenan de nostalgia el título, que junto a características como la pesca, la distribución de los combates o el sistema procedural de creación de mazmorras, llevan a que Battle Chasers sea un juego actual pero con la esencia de antaño.

Como en todos los juegos de este estilo, en Battle Chasers Nightwar los combates tienen el peso fundamental y, en este caso, nos encontramos frente a unos combates por turnos pero que no resultan para nada lentos pese a lo que pueda parecer este sistema. Puntos de vida y de maná para realizar ataques mágicos, estados que alteran la estrategia del jugador como el veneno o animaciones de personajes acordes a la calidad del arte, son solo algunas de las virtudes que tiene el sistema de combate. Y aunque se me llene la boca alabando dichos combates, es cierto que a veces pueden resultar un poco repetitivos y en contadas ocasiones ligeramente descompensados, tanto en nuestro favor como en nuestra contra. Uno de los detalles que no había visto nunca en combates por turnos es que cuando golpeemos con ataques físicos a nuestros rivales, una nueva barra se irá llenando haciendo que algunos ataques específicos hagan más daño. Mención especial tienen los movimientos llamados ráfagas, que funcionan a modo de límite y gracias a los que cada personaje nos muestra una animación en 3D que se sale de lo habitual durante el combate.

Otro de los aspectos que acercan a este título a los RPGs más clásicos, como los primeros Final Fantasy, es su mapa del mundo (o de la isla en este caso) que resulta bastante extenso pero que, al contrario que dichos clásicos, no podemos recorrer libremente, si no que para movernos y llegar hacia nuestro destino en cada momento tendremos que viajar por un camino al estilo de un juego de mesa, sobre el que encontraremos objetos o enemigos a los que enfrentarnos, y que además contiene un pequeño componente estratégico ya que sus numerosas ramificaciones nos llevarán a decidir qué camino seguir, sabiendo a qué enemigos deberemos enfrentarnos o esquivar durante el trayecto.

El mapa será la vía para llegar a todos los lugares de la isla, como las numerosas tiendas, las zonas de exploración y las mazmorras. Las primeras están regentadas por personajes muy particulares, que en ocasiones serán parte de la trama, mientras que las otras dos son zonas en 3D por las que avanzaremos libremente y encontraremos algún tesoro oculto en el caso de las zonas de exploración, o continuaremos con la trama si hablamos de las mazmorras. Al entrar a cada mazmorra se nos da a elegir la dificultad de la misma, cuanto más difícil mayor será el botín al completarla. Una vez dentro de ellas observamos como se generan de manera procedural, lo que hace que cada visita sea ligeramente diferente a la anterior, aunque el fin sea único, derrotar a un jefe que haga que la trama del juego continúe.

La evolución de los personajes también es una constante y será de vital importancia mantener un equilibrio entre todos los protagonistas, ya que cada uno de ellos tiene cualidades diferenciadas que hacen que nos puedan ser útiles en situaciones diversas. Uno de los aspectos a tener en cuenta para potenciar a nuestros protagonistas es el equipo, que no solo puede comprarse o encontrarse a lo largo de la isla, también tenemos la opción de usar una serie de conocimientos que van adquiriendo los personajes gracias a “libros de recetas” y que nos permiten crear nuevos elementos gracias al uso de diversos materiales que sí que encontramos a lo largo de la aventura.

Otros minijuegos como el de la pesca harán que salgamos un poco de la rutina del juego, aportándole un factor que evita que nos cuestionemos demasiado a menudo si Battle Chasers Nightwar es un juego repetitivo.

Como ya os adelantaba, la dirección artística es una maravilla, los fondos, los personajes, los ítems… Todo lo que sale de los lápices de Madureira resulta una obra de arte, la cual el resto del equipo de desarrolladores ha plasmado en el producto final a la perfección.

Y si antes decíamos que el resto de parcelas del juego no iban a la zaga del arte, la traducción y el doblaje dan buena fe de ello. Aún siendo un juego indie desarrollado gracias a una campaña en Kickstarter, ha sabido dar en el clavo en el que otros tropiezan, es cierto que los diálogos no son muy numerosos y no había mucho que localizar, pero que esté en un perfecto castellano ayuda y mucho a la aceptación del título por un amplio abanico de jugadores.

A mí, como jugador “veterano”, Battle Chasers Nightwar me ha dado justo lo que buscaba en él, sin grandiosos alardes debido a su origen independiente, pero que lo que toca lo hace de la manera más correcta que se puede, convirtiendo al juego en su totalidad en una experiencia realmente disfrutable. Una vez visto este juego, no puedo dejar de pensar en cómo sería si Final Fantasy VII Remake bebiera de esta obra y la mejorara conforme a su presupuesto, en lugar de encaminarse más hacia lo que nos ofrece Final Fantasy XV o la saga Kingdom Hearts. Yo personalmente estaría encantado de que así fuera porque Battle Chasers Nightwar es, siempre sabiendo sus limitaciones, un juegazo.

Lo mejor

Lo peor

Mota

David Mota Escolar

Diseñador – Redactor

dmota@videojuegosyconsolas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro Neswletter

Y entérate de todo lo que te ofrecemos. Noticias, Reviews, Hardware, Sorteos y mucho más.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de éstas y de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies