logo header
« Volver al listado
. 9/03/2018

Acaba de cumplir 32 años (el anime) y Dragon Ball no solo ha acompañado a un servidor durante casi toda su vida, además está viviendo (para regocijo de sus seguidores entre los que me cuento) una segunda juventud, en la que demuestra un estado de forma muy alto, pese a la convulsa llegada de Dragon Ball Super, y su buen puñado de episodios con una calidad “justita” en cuanto a contenido y forma. Pero la mejora evidente de la serie junto con el estreno de las últimas películas, de aplicaciones móviles y de, lo que nos ocupa hoy, un juego que muchos usuarios han calificado como el mejor juego de Dragon Ball de todos los tiempos, ponen a la serie del maestro Toriyama en el lugar del que jamás debe desaparecer, mostrando cuál es el camino a seguir.

Pero hay que hacerse una pregunta, ¿es tan bueno el juego como parece? En las próximas líneas te voy a dar mi opinión y ya te dejo a ti que saques conclusiones, pero antes no podemos dejar de mencionar a las empresas que han tenido a bien traernos este nuevo juego de la franquicia.

AMANTES IDÍLICOS

¿Conoces la teoría del hilo rojo? Esa que dice que cada uno de nosotros está unido por un hilo rojo e invisible a otra persona en algún lugar del mundo y que, más tarde o más temprano, acaban encontrándose el uno al otro sin intención de volver a separarse. Pues estoy seguro que Arc System Works y Bandai Namco cumplen esa teoría, y esperemos que el hilo sea muy resistente y sigan trabajando juntos en más ocasiones.

Arc System Works pone sobre la mesa todo lo bueno que ha ido perfeccionando en juegos como los BlazBlue, los Guilty Gear o el analizado aquí, Under Night in Birth Exe: Late[st], juego que pese a no ser desarrollado íntegramente por Arc System Works, es una muestra indiscutible de su sello y en él reconocemos todo lo que tiene Dragon Ball FighterZ, solo que en este último el cuidado, el mimo y el amor por la saga, llevan dichas características a un nivel muy superior, teniendo en cuenta también la diferencia de presupuesto con respecto a Under Night in Birth, por supuesto.

Y, si las bondades del equipo de desarrollo para con Dragón Ball FighterZ no fueran suficientes, a esto hay que sumarle el sello de garantía que impone BANDAI Namco a todos los juegos que distribuye y que además, en esta ocasión, la distribuidora ha sabido crear un elevadísimo nivel de expectación, gracias a una campaña que nos ha ido dando pistas sobre lo que nos esperaba, y que ha conseguido que el interés de aficionados y medios especializados no perdiera un ápice de fortaleza desde su anuncio hasta su lanzamiento.

Pero volvamos a la pregunta del millón…

¿ESTÁ SU FAMA JUSTIFICADA?

Como decía, Dragon Ball fighterZ ha cosechado un éxito que dudo que esperaran ni siquiera sus creadores, al menos no al inicio del desarrollo. Tanto es así que, tras su lanzamiento, Dragon Ball FighterZ ha sido capaz de adelantar por la derecha a títulos que se veían con un sitio fijo en los eventos de eSports, como Marvel VS Capcom 3, juego que si no cambia nada tiene pinta de “cerrar” pronto… Y es que la industria funciona así actualmente, una gran parte de los juegos están hechos para ser disfrutados online y los que no consiguen una base de jugadores rentable (y que ya de paso gasten sus dineros en cajas de botín y otras microtransacciones), acaban desalojando sus servidores y en muchos casos impidiendo jugar a los que compraron el videojuego confiando en sus posibilidades, porque muchos de esos títulos no tienen ningún tipo de juego offline.

Volviendo a la pregunta una vez más. ¿Es tan bueno el juego? Bajo mi punto de vista sí, de hecho voy a ir argumentando el por qué (a ver si logro convencerte de ello) pero me parece tan bueno, que lo peor que tiene es que quiero más, por mucho que ofrezca sigo queriendo más de esta droga… Quiero más personajes, más modos de juego, más historia, y ante todo más combates, lo principal en un título de lucha y que en este caso coloca a Dragón Ball FighterZ en lo más alto de mi ránking de juegos de lucha de todos los tiempos, y estoy seguro que no solo yo lo elevo a lo más alto del cajón.

EN UN JUEGO DE LUCHA, LA LUCHA LO ES (CASI) TODO

Algo que suena a perogrullo pero que no se cumple siempre. Dragón Ball FighterZ tiene muy poquitos peros en este aspecto. los combates son frenéticos, con un control adaptado a todo tipo de usuario y visualmente quita el hipo, consiguiendo que no quieras ni pestañear para no perderte nada de lo que ocurre en pantalla, aunque te estén dando una paliza…

En un más que perfecto 2D (luego entramos más en este aspecto), los combates se desarrollan por equipos de un máximo de tres integrantes por bando. Siempre se lucha uno contra uno, pero en determinadas ocasiones podemos “llamar” a un compañero. Los integrantes se pueden alternar en casi todo momento, salvo unos instantes en los que, una vez usado alguno, este necesita un tiempo de espera para poder ser de la partida nuevamente. El sistema por equipos nos sirve para poner en liza un nuevo luchador cuando nos eliminen a alguno, pero también podemos usarlo para encadenar un mayor número de ataques sin dejar respirar a nuestro rival, o incluso para acabar con un ataque especial cooperativo e infligir aún más daño del que ya de por sí provocamos al encadenar un combo, lo que se convierte en una de las virtudes de Dragón Ball FighterZ, debido a que por muy cerca que estemos de perder, un combo bien encadenado puede dar la vuelta al combate, lo que te hace permanecer en todo momento con la esperanza de ganar.

Uno de los puntos que más enganchan durante la batalla, es intentar no solo ganar, si no también hacerlo de la forma más espectacular posible, para ello podemos acabar con un “Final Destructor”, gracias al que veremos como el escenario es destruido por eliminar a nuestro adversario con un ataque especial o un golpe fuerte. En el caso de que el eliminado no sea el último de nuestros enemigos, contra el siguiente lucharemos en una variación del escenario destruido. Otra forma de terminar un combate es con un “Dramatic Finish” que te explico al hablar de las animaciones, sigue leyendo.

El control durante los combates es exquisito, nos ofrece un abanico tal de posibilidades que tanto el jugador novato como el experto pueden acercarse sin miedo al juego. Podemos literalmente, usar solos dos botones, pero también podemos encadenar combos complejos y usar movimientos no tan al alcance de todos los niveles. Aunque pienso que el jugador experto notará una ligera pérdida de posibilidades con respecto a otros títulos como el mencionado Under Night in Birth Exe: Late[st]. Pero vaya por delante que no es algo que achacar, ya que este no es un juego de nicho y la licencia de Dragón Ball es tan mediática que si un tipo de jugador tenía que salir beneficiado, ese era el neófito.

Todos los personajes tienen los mismos controles, pero dependiendo de a quién elijamos los movimientos asociados a cada control tendrán un efecto diferente. Por ejemplo Cell tiene un rango mayor de alcance con algunos ataques debido a su tamaño, mientras que a Freezer puede costarle algo más comenzar un combo, pero puede encadenar más golpes seguidos. Esto en el modo offline apenas tiene repercusión, más allá de la posibilidad de enlazar ataques usando varios personajes, pero se hace un poco más sangrante en el modo online donde, algunos usuarios conscientes de esto, eligen luchadores algo desequilibrados como el propio Cell o Black Goku, luchadores que pueden hacer que te desesperes y sueltes el mando por pura impotencia.

Y hablando de personajes…

¿QUÉ TAL EL FONDO DE ARMARIO?

Contestar a esta pregunta es difícil… Depende de si comparamos la plantilla con la de otros títulos de su género, que entonces es un número más que aceptable, o tenemos en cuenta la cantidad de personajes que tiene Dragon Ball y el número de ellos que han aparecido en algún otro juego de la franquicia. Personalmente me tengo que quedar con la opción 2. Soy fan y como fan quiero poder manejar a todos los personajes aparecidos en la obra durante estos 32 años. Aún siendo consciente de que eso es una utopía, los 26 personajes más otros 2 desbloqueables (a menos que reservaras el juego, en cuyo caso ya estarán desbloqueados) se me hacen pocos y estoy deseando que llegue el DLC con 8 nuevos personajes, entre los que ya se han anunciado a Broly y Bardock, dos luchadores que me parece fatal que no sean del plantel desde el inicio, sobre todo el Saiyan Legendario.

Aún así, dejando mi afición a un lado, hay que reconocer que el trabajo de Arc System Works, otorgándonos el número de protagonistas que trae de serie el juego es de alabar, más aún teniendo en cuenta que no hay ningún personaje que se parezca a otro ni en sus movimientos ni en sus animaciones.

ANIMACIONES, ¿HE MENCIONADO QUE SON ESPECTACULARES?

Sí, sé que lo he dicho varias veces más arriba, pero es que es imposible dejar de alucinar con cada movimiento de los personajes, con cada plano de la cámara en determinados momentos, con cada maldito frame que se ve en pantalla… Seguro que no soy el único que quiere ver una película de Dragón Ball hecha con la misma espectacularidad de movimientos.

Pero no solo de espectacularidad vive el fan, no hay cosa que toque más la fibra a un aficionado que la nostalgia, y esta ataca con fuerza en Dragon Ball fighterZ, ya que dependiendo de que se cumplan ciertos requisitos, es posible ver algunas escenas especiales durante el modo historia, en las que veremos conversaciones entre algunos personajes que nos recordaran a escenas vividas en el anime, como la rivalidad entre Goku y Vegeta hasta para decidir quién debe luchar primero contra un oponente. Pero esas no son las únicas animaciones escondidas, también podemos desbloquear escenas míticas del anime, las que he mencionado antes llamadas “Dramatic Finish”, como el Kame Hame Ha a un brazo de Son Gohan para acabar con Cell, o los “Dramatic Openings”, como la escena en la que Goku se transforma por primera vez en Super Saiyan.

UNA NUEVA TRAMA, NADA NUEVO BAJO EL SOL

Uno de los alicientes de este juego es el modo historia, en el que vemos por primera vez en Dragon Ball a la Androide Nº21, un nuevo personaje diseñado por el maestro Toriyama especialmente para este juego, una villana de lujo vamos. Pero la alegría por este nuevo personaje se disipa pronto al entrar en la trama, más por como se desarrolla que por el argumento en sí, que es lo de siempre pero más directo de lo habitual.

Unas extrañas ondas están haciendo que los guerreros más poderosos pierdan el sentido y su poder, lo que da lugar a que todos nuestros protagonistas y muchos de sus antiguos enemigos (que han vuelto a la vida), estén indefensos ante los ataques de una serie de clones de ellos mismos que han aparecido de la nada y de los que más tarde nos enteraremos cual es su función. La única forma de derrotar a la Androide Nº21 es enlazando el cuerpo de los luchadores con un alma humana, cosa que consigue Nº16. Y gracias a este enlace ir adquiriendo cada vez más poder durante los combates y, finalmente, conseguir derrotar a Nº21.

Al principio, la trama resulta insulsa, pero reconozco que va tomando un poco de interés sobre todo cuando ves el final de la primera parte de la historia, ya que hay 3 formas de pasarte este modo que se irán desbloqueando según vayas pasando cada una de ellas y, aunque no es suficiente para mejorar la historia, te da ánimos para seguir jugándola.

La forma de avanzar en este modo es mediante tableros en los que nos movemos por diferentes caminos hasta llegar a un jefe final, pasando por varios combates en los que aumentaremos de nivel, salvaremos a otros guerreros que se unirán a nuestro equipo y ganaremos Zeni y objetos para equipar a nuestros luchadores, una forma de alargar el modo historia, pero que resulta excesiva y sin mucho sentido… Pero a fin de cuentas, no dejan de ser más combates que disfrutar, aunque quizá lo peor de este modo, sea su dificultad. No solo no he perdido un solo combate completo, es que no he perdido a ningún integrante de mi equipo y además tengo un alto porcentaje de luchas acabadas con un perfect. Es demasiado fácil, a veces insultante mente sencillo

MÁS ALLÁ DE LA HISTORIA

Además del modo historia, el juego cuenta con multitud de modos que podemos ir descubriendo gracias a las misiones.

Como vimos en la beta, de la cual hicimos video análisis y podcast, al entrar al juego nos encontramos en el lobby del servidor en el que nos hayamos conectado, y desde allí accedemos a los diferentes modos de juego y a algunas otras opciones como la tienda, las repeticiones o las clasificaciones.

Entre los modos online, tenemos la Arena o el Ring, que vienen a ser más o menos lo mismo pero con un número distinto de integrantes, en los que nos batimos con otros luchadores presentes en el mismo servidor, con la salvedad de que si organizamos un Ring podremos combatir uno contra uno controlando a los tres luchadores de cada equipo o que cada luchador sea controlado por un usuario diferente, formando dos equipos de tres personas. Además, sin salir del online, tenemos el modo Partida Mundial en el que la IA nos buscará un emparejamiento acorde a nuestro nivel y nuestros filtros de búsqueda, teniendo en cuenta también que podemos elegir luchar una Partida Igualada o una Informal, solo en el caso de la primera el resultado contará para la clasificación mundial.

Pero una de las cosas que me gustan de Dragon Ball FighterZ es que no vive del online, tiene otros modos de juego para un jugador o multijugador local. Estos son Combate Local, Torneo y Arcade, siendo este último el más original y en el que tendremos que elegir un recorrido y luchar en una serie de combates dispuestos en un nuevo tablero, que nos va llevando por la zona más alta o más baja del camino dependiendo de la puntuación que hagamos en cada combate, y según la altura a la que tengamos el último combate obtendremos una puntuación u otra en el recorrido elegido. En el caso de conseguir la puntuación más alta del recorrido desbloquearemos el modo difícil del mismo y si superamos ese nivel podremos desbloquear a Goku SSSJ Blue y a Vegeta SSJ Blue, si es que como dije antes, no los tienes ya desbloqueados por haberte hecho con la reserva del juego.

PERO, ¿ESTO NO SE LLAMA BOLA DE DRAGÓN?

Eso es y digo yo que en algún lugar tendrán que salir estas esferas que le dan nombre a la obra, ¿no? Pues sí y, aunque la idea de cómo integrarlas no es mala, no me parece la mejor… Durante los combates tendremos que conseguir combos de 10, 20, 30, … golpes para ir recopilándolas, aunque también vale hacer un combo con el cuadrado de principio a final de la secuencia. Cuando las tengamos todas, tendremos que volver a acertar un combo completo con el cuadrado y aparecerá Shenron, para concedernos un deseo, que puede ser revivir a un compañero o darnos vida por ejemplo.

TIENDA Y CAJAS DE BOTÍN

Hay una característica de la que casi no he hablado, la tienda de cápsulas. Ni siquiera el mejor de los juegos se escapa de las famosas cajas de botín, pero al menos en esta ocasión, los “tesoros” que se esconden tras dichas cajas o en este caso, cápsulas, son todos elementos estéticos como personajes para el lobby o sellos Z, que son una especie de emoticonos con imágenes de Dragon Ball para expresarnos mientras caminamos o vemos alguna repetición. Lo mejor, es que estas cápsulas son tan secundarias, que se pueden comprar solo con los Zeni que conseguimos al jugar.

MÚSICA Y SONIDO

La música que viene de serie en el título encaja a la perfección y es tan frenética como los combates, lo que hace que éstos parezcan aún más vertiginosos de lo que ya son normalmente. Aunque la banda sonora no es la oficial del anime, salvo la de la presentación que está inspirada en ella, en el momento de escribir este análisis, ya está disponible el Anime Music Pack que incluía el Season Pass y la Edición Ultimate del juego, y que por separado cuesta 14,99 € e incluye 11 canciones del anime original, entre las que cabe destacar We Gotta Power, CHA-LA HEAD-CHA-LA, o la canción de uno de los mejores openings de Dragon Ball, el de GT. Estas canciones no se pueden utilizar en el modo historia, pero sí en otros combates en los que podemos elegir la música y la verdad, es un punto a favor enorme para el juego. Es una delicia luchar mientras de fondo escuchas esas canciones que tanto te erizan el pelo (al menos a mí).

En cuanto a los efectos sonoros, son los típicos de siempre en un juego de Dragon Ball, así que son perfectos, para qué tocar. Todos los movimientos tienen su efecto de sonido y las voces (configurables en japonés e inglés) también destacan para bien. Aunque siendo Dragon Ball, ojalá estuvieran dobladas a nuestro idioma, por los actores y actrices de doblaje de la serie… Sería mágico y yo pagaría por ese DLC.

ENTONCES, ¿ES TODO TAAAAAAN BUENO?

La verdad es que Dragon Ball FighterZ tiene muchísimas más bondades que aspectos negativos a destacar, aunque como todo, por supuesto que los tiene. He querido dejarlo para el final porque si hablaba de varias cosas malas entre tanto elogio, estos errores quedarían demasiado diluidos.

Lo primero que destacar no es un fallo en sí mismo, pero es una sensación que me ha quedado al jugar el título completo. No suelo generarme unas expectativas muy elevadas de las cosas que voy a disfrutar, pero reconozco que Dragon Ball FighterZ despertó en mí tal expectación, que cualquier cosa que me ofrecieran me iba a parecer poco, más aún tras jugar las diferentes betas. Y así ha sido, creo que el número de personajes puede crecer, el de localizaciones, el de escenas dramáticas, música, modos… ¡TODO! Básicamente porque llevamos 32 años esperando este título, ahora no podemos conformarnos con poco.

Algo que si considero más sangrante son los numerosos problemas de servidor que he sufrido durante mi experiencia con el juego. Siempre que ponía en reposo la PS4 y la volvía a poner en marcha, se me reiniciaba el servidor y, en muchas ocasiones, me ha ocurrido lo mismo mientras simplemente paseaba por el lobby que da acceso a los modos.

Otro tema pelín desesperante, es el gran número de cargas que hay entre escenas y luchas. Se hacen largas y sacan ligeramente del juego, hecho de menos las cargas de los Budokai, al menos tenían un elemento de interacción mientras esperabas.

Por último, volver a incidir en lo que para mí es lo peor de Dragon Ball FighterZ, el modo historia. Artificialmente alargado y sobre todo, extremadamente sencillo. Y el resultado de ambas cosas es que a menudo el modo historia se te haga tedioso por momentos.

CONCLUSIÓN SOBRE DRAGON BALL FIGHTERZ

Estamos ante el mejor juego basado en Dragon Ball que he tenido el gustazo de jugar. Un juego que tiene un nivel de mimo, cariño y respeto hacia el fan, que otros muchos deberían aprender y que, sin duda, hace que Dragon Ball FighterZ vaya a ser uno de los títulos del año que casi acabamos de empezar.

Eso sí, como dije cuando me tocó analizar Dragon Ball Xenoverse 2, quiero y necesito un juego basado en Goku y sus amigos que no sea estrictamente de lucha. ¿Os imagináis un hack and slash, un Beat ‘em up en 2D o un RPG con este nivel de mimo y calidad? ¿Lo veremos alguna vez? Firmo en sangre ahora mismo…

Lo mejor

Lo peor

Mota

David Mota Escolar

Diseñador - Redactor

dmota@videojuegosyconsolas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro Neswletter

Y entérate de todo lo que te ofrecemos. Noticias, Reviews, Hardware, Sorteos y mucho más.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de éstas y de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies