logo header
« Volver al listado
. 16/11/2016

Hay dos series de cabecera en mi vida, una para mi etapa infantil y otra para la actual (no podría llamarme adulto). Actualmente “mi serie” es Doctor Who, pero mi serie de la infancia siempre ha sido y será Dragon Ball, por lo que daros mi opinión de Dragon Ball Xenoverse 2 resulta gratificante a la par que complicado, ya que este texto lo escribe un fan de toda la vida, aunque ahora esté algo más desenganchado de los nuevos contenidos, que no he podido disfrutar (por malos que sean los disfrutaré) aún.

 

Empezar diciendo que jugué al primer Xenoverse, pero no lo suficiente como para hacer una comparativa entre ellos, así que voy a tratar este Xenoverse 2 como un título diferenciado del anterior, aún sabiendo que en otros medios se ha mencionado que el problema (o virtud, según se mire) de este juego es la excesiva continuidad y poco atrevimiento con respecto a su antecesor directo. Problema o no, me parece acertado que Dimps haya intentado acercarse al feedback de los que exprimieron el primer Xenoverse para mejorar la experiencia con esta segunda parte, y desde aquí espero que el valor (que ya tuvieron en el primero) de sorprendernos con nuevas mecánicas o argumentos quede palpable en la hipotética tercera entrega de la saga.

 

dbx-6

 

Ante todo, por mucho que se esfuercen los desarrolladores en añadir tintes de RPG o MMO al título, Dragon Ball Xenoverse 2 es un juego de lucha muy entretenido y adictivo. Y la culpa de esto la tiene la jugabilidad, ya que los controles, aunque pueden ser algo confusos al principìo, con el paso del tiempo y los combates se terminan interiorizando de tal forma que nos resulta sencillo encadenar combos, contras y todo tipo de ataques. Este control se parece a lo que ya habíamos visto en algunos de los mejores juegos de la franquicia pero algo modificados, tenemos dos botones básicos para atacar (cuadrado y triángulo en PS4), otro para las ráfagas de energía (círculo en PS4) y combinaciones con otros para manejar al 100% a nuestro personajes, como presionar R2 (en PS4) y alguno de los 4 botones para los ataques definitivos. Además, la cruceta del mando se usa para consumir objetos equipados a nuestro personaje o hacer uso del radar durante la batalla. Pero como no todo pueden ser palabras de halago, creo que estos combates aún pueden pulirse más, ya que la cámara sigue volviéndose loca y juega en nuestra contra en algunos momentos de las contiendas, sobre todo cuando estamos cerca de un límite del escenario. Además, me ha dado la impresión de que durante los combates nos falta feedback de lo que tenemos que ir haciendo, es cierto que el Kai anciano nos irá dando indicaciones sobre a quién o qué debemos atacar pero en algún que otro combate me ha costado entenderlo, puede ser por deformación profesional, pero creo que la sección inferior izquierda de la pantalla no es el mejor lugar para mostrar información tan relevante, y mucho menos que esa información suene en el mando, al que salvo para efectos sonoros que quedan muy bien yo no le hago mucho caso… Quizá se podría resolver con indicadores en pantalla resaltando a por quién debemos ir por ejemplo. Pero dejando atrás estos “problemas”, las luchas son los momentos más divertidos del juego y hay infinidad de ellas, así que esto ya de por sí nos asegura horas y horas de entretenimiento.

 

Los escenarios son muy grandes y detallados, no olvidemos que varios personajes podrán estar luchando a la vez. Gracias a este detalle, las peleas pueden ser un poco más estratégicas al tener espacio de maniobra para pensar tu próximo movimiento.

 

dbx-5

 

Pero como decía antes, Dimps y Bandai Namco han hecho que Dragon Ball Xenoverse 2 no solo sea un juego de lucha, si no que contenga tintes de RPG y de MMO.

 

En cuanto a su vertiente de MMO la cosa no ha cambiado demasiado con lo que pude ver en mis pocas horas en el Xenoverse original, recorreremos la nueva ciudad, Conton City, que sustituye a Toki Toki y la supera con creces en tamaño, lo cual personalmente me parece genial, pero me da la sensación de que las distancias se han hecho demasiado largas entre lugares, detalle que se ha intentado arreglar añadiendo teletransportes o vehículos con los que movernos más rápido por la ciudad, pero creo que no se ha usado estos recursos de la manera más acertada. Además, el multijugador se ha mejorado con respecto al primer título y la ciudad parece más viva con los avatares de otros jugadores ocupando su espacio.

 

Lo que sí me parece un acierto, además de hacer muy escalable el juego, es la incursión en la ciudad de “miniaturas” de lugares míticos de Dragon Ball, como la casa de Mr. Satán, la Nave de Freezer o la casa del monstruo Bu, donde tendremos que superar misiones alternativas como alimentar a Bu o enrolarnos en el ejército de Freezer y subir escalafones en él. Si esto funciona, me imagino la cantidad de DLCs con contenido “en miniatura” que pueden llegar a aparecer y si es contenido de calidad seré el primero en recomendarlo, aunque ya se sepa que los DLCs no son santo de nuestra devoción en algunos casos.

 

dbx-4

 

Además, como ya ocurriera en Dragon Ball Xenoverse tendremos tanto misiones de la historia argumental como misiones secundarias, que servirán para “farmear” a nuestro personaje y para conseguir objetos exclusivos, solo desbloqueables superando estas misiones. Además, repartidos por la ciudad podremos encontrar a personajes míticos de Dragon Ball que harán las veces de maestros con nosotros y si superamos sus pruebas aprenderemos nuevas habilidades para usarlas en los combates.

 

En las mecánicas propias de un RPG, Dragon Ball Xenoverse 2 es simple pero efectivo. Comenzamos el juego creando nuestro avatar, en un editor en el que encontramos muchas posibilidades de personalización, posibilidades que irán creciendo conforme consigamos objetos durante nuestra aventura. En dicho editor elegiremos no solo el vestuario y la apariencia física del avatar, si no también su raza de entre las cinco disponibles: Saiyan, Terrícola, Monstruo, Namekiano o miembro de la raza de Freezer. Pero ojo, esta elección de raza no es del todo trivial o estética, debido a que cada una de ellas tendrá características únicas.

Me gusta mucho la relativa simplicidad con la que se trata la mejoría de nuestro personaje, basada en conseguir puntos de atributo en los combates que gastaremos después en un gráfico de características, en el que podremos ver hacía cual de ellas estamos guiando a nuestro personaje, los míos tienden hacia fuerza y vitalidad ya que soy muy de machacar el cuadrado y el triángulo en ataques cuerpo a cuerpo.

 

dbx2-3

 

Otro buen detalle del juego es su argumento, es cierto que recuerda mucho al de su predecesor, pero seamos francos, a los juegos de lucha no solemos pedirles una historia elaborada y resulta que la de este juego encaja a la perfección con los acontecimientos canónicos de la serie. Un argumento que nos vuelve a traer a Towa y Mira, que en su obcecación por cambiar los acontecimientos de la historia, esta vez han reclutado a algunos de los villanos de las películas de Dragon Ball, como Turles o Slug.

 

Como ya viene siendo habitual desde hace unos cuantos títulos basados en Dragon Ball, la búsqueda de las Bolas de Dragón también está integrada en el juego, pero como también viene pasando es bastante monótona y falta de diversión . Pero siempre nos queda el consuelo de ver aparecer al imponente Shenron y poder pedirle un deseo en forma de desbloqueable para nuestra aventura.

 

dbx2-2

 

En cuanto al aspecto gráfico tengo sensaciones enfrentadas y es que, aunque disfruto la estética parecida al manga, me da la sensación de que el juego tiene dos capas diferenciadas. Por un lado los gráficos en sí, que recuerdan al anterior juego, que no olvidemos que apareció en las consolas de la anterior generación, y que parecen en general algo apagados. Y por otro lado hay una capa de brillos y efectos que son los que hacen que el juego luzca y tenga un nivel más cercano a lo que esta generación de consolas puede ofrecer, sin llegar a ser los mejores gráficos que he visto en PS4, aunque para mí no sea un impedimento para disfrutar del título. Además, pensando en el futuro y al ver los “palos” que le están cayendo al título en este aspecto, Dimps podría aprovechar la excusa de PS4 Pro para meternos un parche enfocado a las 4K y HDR, pero que a la vez mejore este problema en la medida de lo posible, no estaría nada mal.

 

En el apartado sonoro, la verdad es que no puedo destacar nada que no haya vivido en otros títulos de la franquicia, música de acompañamiento que cumple su función y los típicos, y no por ello malos, efectos para todo tipo de golpes, magias y movimientos. Lo que si se puede destacar, aunque esto pueda formar más parte de la personalización del personaje, es la cantidad de voces y gritos diferentes con los que podemos “equipar” a nuestro personaje. Además de esto siempre es agradecido escuchar a Goku y compañía hablar en su idioma de origen, eso sí tirando de subtítulos en español.

 

En resumen, Dragon Ball Xenoverse 2 es muy recomendable por lo entretenido de sus combates, sus tintes de rpg y MMO y por ofrecer algo de contenido argumental nuevo para la serie del maestro Toriyama, y si encima eres fan de Dragon Ball, te aseguro que vas a disfrutar mucho con este título. Por contra, aún quedan muchos detalles por pulir y nuevas ideas con las que los desarrolladores deben mostrar valor, para ser el juego que todos soñamos de Dragon Ball, aunque dicho sea de paso y puestos a pedir valentía, ¿para cuándo un juego de otro género que no sea la lucha? La de horas que habré jugado al Dragon Ball Advanced Adventure…

Lo mejor

Lo peor

gráficos

85%

jugabilidad

90%

sonido

82%
87%
Mota

David Mota Escolar

Diseñador - Redactor

dmota@videojuegosyconsolas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestro Neswletter

Y entérate de todo lo que te ofrecemos. Noticias, Reviews, Hardware, Sorteos y mucho más.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de éstas y de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies