logo header
« Volver al listado
. 1/03/2017

En estos tiempos que corren, los juegos que tienen una dificultad más que respetable están disfrutando de una gran fama, y es que todos recordamos aquel Demon’s Souls que dio comienzo a este fenómeno. Mientras que este Souls contaba con una ambientación occidental, Team Ninja ha decidido aventurarse a hacer lo propio con una ambientación nipona en Nioh.

 

La historia de Nioh nos sitúa en el año 1600. La reina Isabel I de Inglaterra acaba de derrotar a la Armada Invencible Española. Sin embargo, pocos saben que esto lo ha conseguido gracias al poder de la Amrita, una piedra espiritual que otorga poderes a quien la usa. El protagonista William es un pirata que, estando preso en Inglaterra, descubre los planes del alquimista Edward para hacerse con la Amrita de Japón y, así, aumentar aún más el poder del Imperio Británico; para lo cual secuestra a Saoirse, Espíritu Guardián que acompaña a William. Todo esto lleva a William al país nipón en plena Era Sengoku, en el conflicto de Tokugawa Ieyasu contra Ishida Mitsunari tras la muerte de Toyotomi Hideyoshi, para dar caza a Edward y rescatar a Saoirse.

La acción del juego se desarrolla por misiones, en las cuales visitaremos algunos de los puntos más representativos de la Era Sengoku mientras derrotamos por igual a samuráis y yokais, esos espíritus malignos de la mitología japonesa. Para ello haremos uso de diferentes tipos de armas: katanas, katanas dobles, martillos/hachas, lanzas y kusagirama (hoz con cadena); a las cuales se suman armas a distancia: arcos, rifles y cañones. Cada una de las acciones que realicemos drenará la barra de Ki, que hará de barra de energía, siendo necesario administrarla correctamente para no morir por errores tontos, para lo cual tendremos que dominar el Ki Pulse, una acción que permitirá recuperar parte del Ki que gastemos con cada acción. Pese a esto, el juego da una sensación de rapidez y fluidez muy agradable, que se hace hasta adictivo.

 

El principal atractivo del sistema de combate son las tres Posturas: la postura alta tiene un papel ofensivo, haremos más daño que con el resto, pero el gasto de Ki al atacar, esquivar y defender será mayor. Por otro lado, la postura media tiene un papel defensivo, siendo la postura más equilibrada, permite atacar, esquivar y defendernos con un gasto de Ki relativamente bajo y una cantidad de daño para nada despreciable. Por último, encontramos la postura baja, la cual está basada en esquivar poniéndonos en la retaguardia del enemigo y posteriormente asestarle combos, sin embargo, el mero hecho de recibir un ataque mientras nos defendemos, drenará muchísimo la barra de Ki.

No solo limitándose al ataque cuerpo a cuerpo, también podremos desarrollar diferentes técnicas de Ninjutsu y Onmyo. Mientras que el Ninjutsu se centra en utilizar distintos objetos y pergaminos para atacar a distancia e infligir estados alterados a los enemigos o aplicarnos ciertos beneficios como andar sin hacer ruido, el Onmyo usa sellos para lanzar magia directamente a nuestros enemigos e incluso aplicarla a nuestro arma o armadura.

 

Todo esto hay que sumarlo a los Espíritus Guardianes, los cuales nos ofrecerán mejoras pasivas de las estadísticas y, tras recibir la suficiente Amrita, podremos activar el Arma Viviente, un estado en el que se potencia mucho nuestro ataque y además recibiremos ataque elemental del Espíritu que llevemos equipado, sin embargo, todo ataque o daño que recibamos, acortará la duración de este estado.

 

Cuando no manejamos a William en las misiones, navegaremos por el mapa de las diferentes regiones de Japón. En este mapa, además de elegir las misiones que queremos hacer (que entre opcionales y obligatorias hay una buena cantidad) podremos hacer uso del Dojo, que servirá a modo de tutorial de las diferentes posibilidades que tenemos en el combate; y de la Herrería, donde habrá una cantidad de acciones bastante maja: comprar y vender, forjar nuevas armas y armadura, modificar las estadísticas de nuestras armas, mejorarlas, cambiar las skins y, llegado el momento, cambiarle el peinado a nuestro protagonista.

La Herrería será especialmente útil una vez hayamos avanzado en el juego, ya que existen diferentes conjuntos de equipamiento, los cuales a veces incluyen armas, que nos ofrecerán beneficios en función del número de piezas de ese conjunto que llevemos; y es que, aunque muchos jefes y enemigos nos soltarán dichas piezas de conjunto, la rareza de esta nos ofrecerá aún más beneficios, siendo en ocasiones necesario utilizar los materiales más raros que encontremos para forjar y aumentar las posibilidad de obtener una pieza determinada de la máxima rareza.

 

Dejando a un lado el sistema de combate, la ambientación de Nioh es impresionante. No solo por la adaptación de los diseños de los yokais, sino por los diferentes escenarios que, como ya he comentado, son muy representativos de este Japón feudal, como puede ser el Templo Honnō o el Castillo de Sawayama entre otros. Todo esto decorado con unos personajes con un diseño muy conseguido los cuales muchas veces se adornan con Espíritus Guardianes, dando lugar a planos bastante luminosos dentro de un juego bastante oscuro. En cuanto a la banda sonora, el juego tiene pocos temas, encontrándose estos en las peleas contra jefes y algún que otro momento más; dicha banda sonora no es que destaque demasiado y pasa muy, pero que muy desapercibida.

 

En lo que a dificultad respecta, todos los que hayáis probado el juego desde la Alpha os habréis dado cuenta que ha ido desapareciendo con la Beta y Demo, pues bien, el producto final, para que os hagáis una idea, tiene exactamente la misma dificultad que la Demo. Sin embargo, hay que admitir que el juego tiene algunos jefes que representan un pico de dificultad a tener en cuenta, pero son momentos puntuales. El resto del juego, para el que no haya probado estas versiones de prueba, es bastante similar a la de Dark Souls 3.

Es cierto que Nioh recuerda muchísimo a los Souls, sin embargo, es casi imposible jugar sin recordar aquellos Onimusha, y es que da la sensación que Nioh es esa nueva entrega de Onimusha que muchos llevamos esperando años y años. Probablemente sea uno de los mejores juegos de la actual generación, lo cual también es mala noticia para algunos, y es que solo aquellos que tengan una PlayStation 4 podrán disfrutarlo.

Escrito por: Guillermo Sánchez

Lo mejor

Lo peor

javier

Javier Sanchez Torres

Redactor Jefe

jsanchez@videojuegosyconsolas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro Neswletter

Y entérate de todo lo que te ofrecemos. Noticias, Reviews, Hardware, Sorteos y mucho más.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de éstas y de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies