logo header
« Volver al listado
. 3/07/2018

Hace casi un año que analicé Sonic Mania. Ahora me encuentro ante Super Bomberman R (en su versión de PlayStation 4), y no puedo dejar de acordarme de aquel análisis de la esperada vuelta del erizo a sus orígenes. ¿Por qué? Sencillo, estoy una vez más ante una saga que no ha tenido la mejor de las suertes en sus últimos juegos y que, como ya le ocurrió a Sonic, su nuevo título había sido capaz de levantar bastante expectación antes de su lanzamiento. Pese a las similitudes, no puedo evitar admitir la superioridad que atesora tanto la franquicia de Sonic frente a la de Boberman, como Sonic Mania a Super Bomberman R.

Pese a esto que digo, Super Bomberman R no me ha parecido mal juego, todo lo contrario. Entretenido como los de antaño sin ofrecer casi nada nuevo, pero como ya le ocurrió a Sonic, en su clasicismo se encuentra su mayor virtud, ya que los últimos videojuegos de la saga no estuvieron a la altura por sus inventos.

MODO HISTORIA

En solitario o cooperativo, el modo historia de Super Bomberman R es una vuelta a los orígenes del bombardero aderezado con una pizca de “época moderna”. El villano Blugger ha reclutado a los Cinco Viles Bomber (Magnet, Golem, Phantom, Plasma y Karaoke) y los ha repartido en cinco planetas diferentes, a los que los hermanos Bomber tendrán que acudir para vencerlos y así acabar con su planes para destruir el universo. Nada nuevo bajo el Sol, pero suficiente para dotar al juego de lo necesario para resultar tan divertido como siempre he recordado la franquicia Bomberman, para lo bueno y lo malo.

En estos planetas nos encontramos con varios niveles. Nuestro objetivo en cada uno de ellos es simple, abrir un portal que nos lleve al siguiente hasta llegar al jefe de nivel y abatirle en sus dos formas. Lo que cambia con respecto a otros juegos de la saga es cómo abrir los portales, ya que en la mayoría de los niveles la llave será eliminar a todos los enemigos, pero en otros tendremos que superar otras metas, como pulsar varios interruptores repartidos por la pantalla o encontrar todas las llaves escondidas en los bloques que destruimos con nuestras bombas. Además, existen otras variaciones en la jugabilidad, como zonas cerradas que solo pueden abrirse al pulsar botones o varios niveles de altura, lo que le da un punto más de diversión a cada partida y le quita un poco la posibilidad de aburrirte pronto.

Otro detalle que hace que el modo historia sea más divertido es que al inicio de cada planeta, nuestro Bomber (al que elegimos al comenzar la partida) empieza de cero, sin los ya míticos potenciadores como la onda expansiva, la velocidad de nuestro personaje o el número de bombas que podemos colocar. Esto hace muy importante encontrarlos escondidos en los niveles, ya que gracias a estos ítems nos será más o menos fácil derrotar al jefe del planeta, uno de los cinco Vil Bombers. Y hablando de jefes, como ya he mencionado antes tendremos que vencerlos dos veces, la primera será en su forma normal, en la que tendremos que conseguir que alguna onda expansiva le golpee. En la segunda forma el Vil Bomber vuelve cambiado, siendo mucho más grande y le tendremos que eliminar sobre un terreno sin obstáculos y buscando su punto débil. Personalmente, he cogido un poco de manía a la primera forma de cada jefe, ya que me ha dado la sensación de que derrotarlos se convierte en una lotería y que a base de resistir sus ataques durante un tiempo, con suerte alguna de nuestras bombas alcanzará a nuestro enemigo.

Decir también que el juego solo guarda tus progresos al eliminar a los jefes, si perdemos todas nuestras vidas tendremos que volver al inicio del planeta. Lo bueno es que podremos continuar en el punto donde se nos acabaron las vidas, siempre que tengamos con qué pagar claro. Esto lo explico un poco más abajo.

Siendo cierto que el modo para un jugador es bastante divertido, es cierto que el modo historia se vuelve más interesante jugándolo en cooperativo, así que mejor si lo disfrutas con un amigo/a.

MODO MULTIJUGADOR

Sin lugar a dudas la razón de ser de este juego, esos piques de antaño vuelven en partidas en las que solo puede quedar uno (normalmente) y que se vuelven mucho más divertidas si las personas con las que juegas son cercanas a ti. Y no te preocupes, si en el online no hay muchas partidas (a mí me ha sucedido) y no tienes con quién jugar siempre puedes hacer que la IA sean los contrincantes, menos divertido sí, pero un buen reto si has terminado el modo historia o te apetece poner unas cuantas bombas un rato corto.

Hay varias opciones dentro del multijugador que podremos variar, como el modo de partida que puede ser todos contra todos o por equipos, o curiosidades como que los jugadores que vayan siendo eliminados se queden en los márgenes de la pantalla para dar un poco por saco a los que aún tienen posibilidades.

Además, una de las cosas buenas que tiene que este port salga un año después  es que el contenido que no salió en su lanzamiento está disponible. Como en el caso del modo Gran Premio, en el que el objetivo puede ser que solo quede un Bomber o capturar el mayor número de cristales posible, volviendo a la partida cada vez que te matan tras pasar un tiempo en el limbo.

DIFERENCIAS CON LA VERSIÓN DE NINTENDO SWITCH

Super Bomberman R fue uno de los títulos del catalogo inicial de Switch, pero llegó con no pocos errores y pobre en contenido. Esto, como ha ocurrido otras veces, se fue mitigando con el tiempo y aparecieron nuevos contenidos y modos de juego que redondearon la experiencia y justificaron el dinero invertido en él. En esta nueva edición del juego para PlayStation 4, XBox One y PC, todo este contenido viene de serie, unido a un precio algo más asequible y una serie de Bombers exclusivos en cada plataforma, en PlayStation 4 Ratchet, en XBox One el Jefe Maestro y en PC P-body.

MONEDA DEL JUEGO

Un tema del que no he hablado es que el título cuenta con su propia moneda, gracias a la que nos haremos con ítems desbloqueables como nuevos Bombers o podremos usarlas como continuación si nos quitan todas las vidas en el modo historia. Estas monedas las iremos ganando mientras jugamos lo que hará que se alarguen las horas que invirtamos en Super Bomberman R con el fin de completarlo al 100%.

ASPECTO VISUAL

El apartado gráfico está a la altura del resto, cumple pero podría dar más de sí la verdad. Creo que las texturas están mal elegidas, en mi cabeza de no desarrollador veo un estilo gráfico más del lado de Bastion o tirando por otro lado los Zelda del estilo del Windwaker. Creo que un estilo así habría pegado mucho mejor con los cortes introductorios. Y es que estos cortes, pese a ser escasos tienen un arte mucho más cercano a un cómic o a una serie de dibujos, un estilo gráfico que a Super Bomberman R le habría quedado genial. Solo espero que en una posible continuación de la saga, el equipo de desarrollo vea esto y le de un acabado diferente al juego, solo con eso subiría muchos enteros como título.

PROBLEMAS DE CÁMARA

Reconozco que al jugar no suelo ser del todo consciente de cuantos problemas da una cámara mal colocada o mal elegida… Suele ser cuando termino la partida y me pregunto la razón por la que me duele el cuello… Esto me ha pasado con Super Bomberman R, así que he incidido en buscar el motivo y me ocurre una cosa, algo pasa con la cámara en los juegos en los que hago el gesto con el cuello como para ver más terreno, quiero ver más porque mi cerebro (que a veces funciona raro) cree que puede ver más, pero no… Esto hace que mis partidas sean más cortas y espaciadas de lo que me gustaría.

CONCLUSIONES

Volviendo al inicio de este texto, la comparación con Sonic Mania no solo queda en ser una saga venida a menos que busca volver a ocupar el lugar en el que estuvo hace años, también en que el juego que tiene este objetivo es un buen título (aunque más en el caso de Sonic, que tenía pocos peros) y que se queda corto pese a ser un muy buen inicio para un futuro mejor. Eso es justo lo que veo en Super Bomberman R, un buen juego, pero del que espero que lleguen secuelas para así, siguiendo esta buena senda, lleguen mejores títulos que arreglen los errores que desmerecen a este último título de Bomberman. Lo cual no es ápice para que este sea un mal juego, todo lo contrario, Super Bomberman R no miente en lo que ofrece, diversión pura y dura, más aún con amigos.

Lo mejor

Lo peor

Mota

David Mota Escolar

Diseñador - Redactor

dmota@videojuegosyconsolas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestro Neswletter

Y entérate de todo lo que te ofrecemos. Noticias, Reviews, Hardware, Sorteos y mucho más.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de éstas y de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies