logo header
« Volver al listado
. 28/12/2018

Desde que salió a principios de este año he ido sintiendo cada vez más curiosidad por Celeste, un título independiente que ha sabido cautivar a un montón de personas, pero del cual no he tenido un verdadero interés hasta que me enteré de algo que me afecta directamente: La ansiedad.

Aviso: El texto contiene spoilers de la historia.

La ansiedad

En cuanto supe que este título trata ese tema junto a la depresión y otros tantos, lo tuve claro, necesito jugarlo, y eso hice, por eso estoy aquí, escribiendo este artículo justo unos días después de haber podido probar de primera mano lo que ofrece.

Es bien sabido que actualmente no hay una gran consciencia social sobre todo aquello relacionado a la psicología, ya sea depresión, ansiedad o cualquier cosa que haga que una persona no tenga un cuadro psicológico sano, pero no vengo hablar de eso, si no de como Celeste nos habla de los problemas internos que sufre Madeline, la protagonista de esta fantástica aventura y como lidia con ellos.

¿Y como hace esto el juego?

Celeste hace uso de dos elementos, las conversaciones que se mantienen durante la aventura para explicarnos por ejemplo el pasado del a protagonista y Badeline, el lado “oscuro” de nuestra protagonista y la principal “antagonista” de la aventura, la cual hará lo que este en su mano por detenernos en nuestro camino por llegar a la cima de Celeste.

Badeline en más de una ocasión causa ataques (también llamados como crisis) de ansiedad a Madeline, lo que hará que pierda la compostura más de una vez. Pero aún así, Madeline se enfrenta varias veces con ella, llegando a odiarla y decidir deshacerse de ella,

¿De verdad es esa la solución? No, y los creadores del juego lo tienen claro, y es cuando ocurre el giro argumental, si te deshaces de Badeline jamás llegarás a la cima de Celeste, con esto se nos lanza un mensaje: Quiérete, acepta tus cosas malas y si lo deseas, enfréntalas e intenta cambiarlas, pero no huyas de ellas sin más, porque si lo haces, jamás saldrás del pozo.

Badeline, la otra mitad

Badeline solo tiene miedo, miedo de escalar la montaña, miedo de ser abandonada, de que Madeline ya no la necesite y esta se olvide de ella, por eso ella intenta con tanto esmero que Madeline no la escale. Al final Madeline lo entiende y ahí es cuando la acepta y decide hablar con ella, lo que les permite trabajar juntas, como un único ser, tal y como debería haber sido desde el principio, ahora son capaces de escalar Celeste.

Esta forma de representar las inseguridades y problemas de Madeline me ha gustado bastante, pues externaliza los problemas que muchos sufrimos y de los cuales no se suelen hablar en gran parte por el estigma social, y en este caso nos lo traen en forma de videojuego con una antagonista que no es ni más ni menos que la propia protagonista.

Debo agradecer de corazón lo que significan títulos como este o Gris, pues son muy necesarios dado los tiempos que vivimos.

Rafa Martinez Naharro

Rafa Martinez Naharro

rmnaharro@videojuegosyconsolas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestro Neswletter

Y entérate de todo lo que te ofrecemos. Noticias, Reviews, Hardware, Sorteos y mucho más.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de éstas y de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies